Tormentos, Kleshas, …. experiencias de vida

teresa coma

Cuando leí el prólogo, me emocioné… por descubrirte en esta faceta creativa, por nuestra experiencia con Neelam, por todos…

Durante muchos años, Neelam ha sido nuestra amorosa conexión con el yoga…

Es curioso como la compresión de conceptos, palabras…. llega en la forma y momento que menos te lo esperas, estando… sin buscar…

Solo llega cuando se convierte en una experiencia real y cobra entonces sentido…

Y de este modo, Elena nos muestra estos 5 tormentos… como experiencias de vida…

Los 5 tormentos, tensiones básicas de la vida o Kleshas, tal y como los denominamos en Yoga… Son la fuente de nuestro movimiento interno sin armonía, de nuestras sensaciones de bloqueo… de sufrimiento…de dolor.

Forman parte de nuestra experiencia de vida, nos asaltan desde lo más profundo, se disparan,… y no nos dejan disfrutar de la calma y de la paz de nuestro interior, porque nos mantienen alejados de la experiencia de Unidad, de la experiencia de formar parte de un todo.

La Ilusión de separación… nos trae la Ignorancia /Avidya…

Identificación de la parte con el todo… nos atrapa en el Sentido del Yo, en el propio EGO… /en Asmita

Aferrarnos solo a una parte de las experiencias, nos lleva a la dualidad entre:

Deseo y aversión, apego, atracción… /Raga… y

Aversión, desagrado… /Dwesha

La Ilusión de intemporalidad… nos atrapa en la Rueda de la vida

Nos conecta con el Miedo a la muerte o con el apego a la vida… Abhinivesha

Forman parte de nuestras vidas… a veces de forma latente (sin que lo percibamos), otras de forma reducida (leves experiencias), o bien generando oscilaciones o mostrándose en su total amplitud…

Teresa Coma

Profesora de Yoga

Anuncios

La opinión de Camino Ibarz sobre “Mis Cinco Fuentes de Tormento”

camino ibarz              (…) me han pedido que como lectora y periodista de mi opinión sobre el libro. La voy a dar sobre todo como lectora empedernida… no soy crítica literaria, sí he hecho cientos de reseñas de libros cuando estudiaba en la universidad pero no quisiera ser intrusa en un terreno que desconozco. Lo que sí me gustaría compartir con todos vosotros es lo que me ha aportado la lectura de Mis cinco fuentes de Tormento.

 Y es que este libro conmigo ha sido muy generoso porque me aportó incluso antes casi de comenzar a leerlo. La certeza de que nada pasa por casualidad, es lo primero que sentí al tenerlo entre mis manos. Y lo siguiente que trajo este libro a mi vida, lejos de los tormentos que leemos en su título fue tranquilidad, y unos ratos de disfrute ajenos a todas mis tribulaciones de estos últimos tiempos.

Nunca había hecho yoga, y cuando no llevaba ni quince días iniciándome en esta práctica, llegó la obra de Elena a mis manos. ¿Casualidad? No lo creo… seguí avanzando en sus páginas… y Catalina, la protagonista del primer capítulo, hermana de quien relata la historia, vive en Londres, como mi hermana actualmente… ¿Otra casualidad?… y así unas cuantas más coincidencias entre mi vida y las vidas que relata Elena hicieron el resto. Me predispusieron a disfrutar del libro, que de nuevo, como dice mi madre que hago con los que me gustan de verdad, devoré.

Pero no solo por las coincidencias, el libro te atrapa porque en él encuentras alguno de los rasgos de todas las madres, hijas, hermanas, amigas, primas, conocidas que cada uno de nosotros tenemos. Es un libro de mujeres, de mujeres importantes, como lo son todas las mujeres de nuestras vidas y todas las mujeres del mundo.

De lectura sencilla, correctamente escrito, “mis cinco fuentes de tormento”, te permite analizar o reflexionar sobre vivencias propias, que nos son comunes a todos y que relatan las protagonistas del libro o hacerlo por el mero placer de leer. Pero os recomiendo su lectura con una actitud abierta a poder profundizar y llegar así al nivel cada uno estime oportuno.

Y para mí por esto que consigue Elena con su relato, es un libro constructivo, tremendamente vital, aborda algo que los seres humanos estamos haciendo cada vez más complicado: las relaciones humanas, que son lo más fundamental de nuestras vidas.

Así con las protagonistas, todas mujeres, (eso perdonarme pero no podía ser de otra manera…) vamos recorriendo el amplio abanico de los sentimientos que mueven el mundo, que nos mueven a las personas.

Con Catalina, por ejemplo, conocemos el miedo al fracaso, la angustia, la soledad; con Margarita la infelicidad de no encontrar tu sitio o la intransigencia con uno mismo o con los demás; con Charito se nos describe con crudeza qué somos capaces de hacer o de aguantar por sentirnos queridos, o por ser dependientes de los demás, o por no tener autonomía.

 Con Marisol podemos reflexionar del amor incondicional, ciego… de los celos y todas las complicaciones de los sentimientos profundos, y con María y la madre de la protagonista del libro entramos de lleno en lo que significa una Madre y todos sus matices. Pero también de la muerte, y del último adiós a una madre ya anciana y dependiente de sus propios miedos.

No les voy a contar qué ocurre en cada uno de los relatos, prefiero que lo descubran, pues según la autora, son historias de las cinco mujeres más importantes de su vida, por eso yo me voy a detener en una sexta… María, de nuevo por una coincidencia. María es quien cuida a la madre de la protagonista del libro en sus últimos años de vida, pero para mi es quien ayuda a semejante despedida, la de una hija con su madre. Me recordó a los últimos años de mi abuela y como una dulce María ayudó a mi madre a despedirse de la suya, a dejarla marchar. Y María para mi en esta lectura ha sido una sexta protagonista, también muy importante, en una historia que comienza con una muerte, termina con otra… y entre ellas están todas las grandezas del alma.

Todas ellas son mujeres muy distintas, en las que todos, os reconoceréis en mayor o menor medida. Y serán ellas, estas mujeres que tan hábilmente hace discurrir por las páginas de este libro, Elena, las que os obligarán a ir más allá.

No quiero extenderme más, sí recomendaros una lectura dijéramos que activa de mis cinco fuentes de tormento.(…)

Camino Ibarz
Periodista, Directora Cadena Ser Teruel