Relatos

De tu ventana a la mía

Año 2011 De: Asmara@asmara.com A: Ariadna@ariadna.com Asunto: Las ventanas Mi Ariadna querida: Todo este tiempo suspirando por ver el movimiento de tus manos y esa forma tuya de sonreír con los ojos y la boca a la vez —un poco antes se ríen tus ojos y los labios enseguida les dan alcance— esperando el milagro […]

LEER MÁS

Una habitación con vistas

Foto desde mi ventana. Las vistas desde mi pequeño apartamento: una casa cochambrosa que se me echa encima por la estrechez de la calle, cables medio descolgados que me hacen temblar los días de tormenta y el solar abandonado y sucio  en medio del cual ha crecido un triste árbol que, para verlo, me tengo […]

LEER MÁS

La calma de Penélope

—¡Acaban de informar del fin del confinamiento! —Anuncia Diana a gritos. Su madre la mira sin hacer un gesto ni pronunciar palabra.  —¿Pero es que no me has oído? —Insiste la chica—, que ya podemos salir. Penélope permanece en silencio. No sabe cómo explicarle a su hija que ella no quiere salir más, que esto […]

LEER MÁS

El balcón

—A las siete de la mañana, me encanta salir al balcón —me confesó un día mi madre. Pero, ¿cómo que a las siete de la mañana si, desde que yo tenía memoria, ella jamás se levantaba antes de las nueve? —Ya, pero es que ahora me gusta sentir la paz de las mañanas —me contestó […]

LEER MÁS

El desamor en los tiempos del covid

—Eres una creída —dice él. —¿Por qué me dices eso? —contesta ella sorprendida. —Tú sabrás, ¿no eres tan lista? Y ahí se termina la conversación. Por teléfono. Sin verse las caras. En pleno confinamiento. Y eso que la plática viene durando casi cincuenta años. Pero, por lo que sea, la palabra “lista” pone el punto […]

LEER MÁS

Maruja

No te gustaba cumplir años. A partir de una determinada edad —no recuerdo  cuál exactamente— decidiste que aborrecías cumplir años y que no tenías interés alguno en celebrarlo. Y cuando decidías algo no había modo de convencerte de lo contrario. “¿ A qué fin hay que celebrar que una se hace más vieja?”, decías. Y yo trataba […]

LEER MÁS

Calle La Cadena, treinta y uno

— ¿Y dice usted que es soleado? —Fue la primera y última pregunta de mi madre. —Ya lo creo, señora —le contestó ufano el tipo de la inmobiliaria—. Mire, desde que sale el sol hasta que se pone, lo tiene usted en este piso. Todo exterior. —Pues, en ese caso, no nos interesa. Que tenga […]

LEER MÁS

De charla con la tía Maruja

—Pero qué bien hueles siempre —exclamaba mi madre tras el cariñoso abrazo de su sobrino—. ¿Qué colonia llevas?  —Normal —contestaba Javier, sin darle importancia—, de litro. Y a mi madre le hacía gracia esta espontaneidad y franqueza del chico que se ponía colonia de “litro” teniendo a mano todas las colonias en la perfumería de […]

LEER MÁS

En la barra del bar entre dos ciudades

Intuía que aquel viaje sería especial para mí, pero lo que no sospechaba es que iba a resultar tan crucial para mi estado de ánimo. Deseaba pasar un fin de semana lejos de mi ciudad. No era una huida, pues pensaba volver de inmediato, sin embargo, la sensación de estar huyendo de algo tan terrible […]

LEER MÁS

El pelotari

Al principio me chocaba tu afición por el frontón, papá. Practicabas la pelota vasca, aunque en casa y en el club en el que jugabas y donde transcurrió mi infancia y parte de mi juventud, siempre llamamos a este deporte pelota a mano. Y me extrañaba, sobre todo, porque yo no lograba ver la conexión entre tú […]

LEER MÁS
Descubre la nueva obra de Elena Laseca